Respeto profundamente a los chamos en edad juvenil, sobre todo porque entiendo que están  en una etapa muy  ruda de la vida, por eso nunca creí que iba a escribir ésta entrada y quiero enmarcara en una vivencia de hace años, de por allá en los ’90 cuando mi pelo estaba largo y llevaba una vida medio jipi, contra sistema; recuerdo un encuentro con algún señor de la calle, que la vida me llevo a conocer en otro contexto y valorarlo grandemente, el maestro Sampieri.

La situación fue la siguiente:

Me encontraba yo por los lados de la Avenida 4, en la esquina de la afamada tienda de ropa, DORSAY, junto a unos amigos de la calle, vendedores de artesanía, roqueros, punketos, en fin toda una fauna urbana… de repente, estando allí sentados, sin meternos con nadie, se acerca un señor bajito, medio gordito, con un acento extraño quien nos grita a viva voz, “¡por culpa de ustedes es que el país está como está!, ¡sinvergüenzas, vayan a trabajar!”, mi reacción frente a tremendo atropello, ademas de mentira histórica, fue gritarle, con algunas palabrotas propias de la época y mi edad algo como esto: “¡este %$&^*& que le pasa!, ¡culpa nuestra no, culpa de ustedes los viejos, que han llevado a este país a la miseria!, ¡son Ustedes los que han elegido a quienes nos gobiernan durante años!”

Eran tiempos duros para la juventud, aunque debo reconocer que mi adolescencia y postadolescencia fue bastante buena (un chico con suerte quizás),  a diferencia mía la mayoría de mis colegas tenían necesidades, afectivas sobre todo, por parte de la familia y de un estado que le proporcionara oportunidades.

Eran los tiempos duros de la Cuarta República, donde estudiaba quien tenia suerte  y excelente promedio, donde mataban a cada rato a estudiantes y donde el estado de la época despolitizo por completo a una generación. Donde si no estudiabas tenias que huirle a la policía cada cierto tiempo (la recluta) y si te pillaban en la calle te daban por vago y maleante y no habían derechos humanos que te defendiera. No había ningún tipo de estimulo al trabajo juvenil, de hecho el joven servia como mano  de obra esclava; en mi caso trabaje como vigilante, en una editorial de libros pagando bastante portadas y hojas, luego como guía de montaña sin ningún tipo de seguridad social, fue solo en una época en la que decidí mi libertad laboral, vendía artesanía y tortas en la calle que , lo hacia por que me gustaba y sin jefe a quien rendirle cuentas. Años de mucha adrenalina y aprendizaje.

Hoy, viendo las cosas con otro punto de vista, trabajando diariamente con jóvenes del liceo y universitarios, quienes me transmiten esa misma energía rebelde de mi época juvenil, no puedo más que llegar a una conclusión aberrante, según mi criterio:

Los gobiernos de Chavez y la revolución, criaron a una Generación Emo.

Y es que un Emo, según la tradición urbana, es aquel joven que viste de negro, se peina el pelo bien liso, de medio lado, es blanco leche pues se oculta del sol, socializa solo con los de su especie (osea emos) y a pesar de tener todas las facilidades y “amor familiar” siempre anda en un drama de que  “nadie los quiere”, “se van a suicidar”, “el mundo es un asco” entre otros apelativos psicológicos.

Nadie mejor que que Emilio Lovera para describir a un Emo actual, y lo hizo bajo un sketch de su programa Misión Emilio, se trata de Guillermo El Emo, les dejo uno de los muchos episodios.

Y esto es lo que tenemos hoy, una juventud EmoSexual con una carga excesiva de dádivas por parte del estado, jóvenes que alardean de la falta de oportunidades en el país, quienes creen que saliendo hacia Colombia por ejemplo, sin haber culminado sus estudios, van a conseguir una calidad de vida superior, quienes asumen que la calidad de vida se hereda (bueno, si eres millonario quizás si)  en vez de construirse a punta de estudios y sacrificios.

Una Generación de Guillermos Emos que han sido educados bajo la dádiva y la  exageración del trabajo colectivo, soy docente de esta misma generación pero tengo profundas criticas y desencuentros con el sistema educativo actual que pone por encima del esfuerzo individual una igualdad mezquina, que nada tiene de socialista, se ha forjado un  mito que elimina el estimulo a los buenos  estudiantes: “¿para qué me voy a esforzar si igual me van a pasar  de año escolar?”.

Una Generación inmersa en un mundo global pero educada bajo paradigmas de igualdad que sirven solo para eliminar la competitividad en un mundo hecho por humanos, quienes evidentemente hemos sobrevivido gracias a la competencia entre especies.

Tenemos una Generación Emo quienes a pesar de tener un estado paternal y bonachón que les regala Educación, Transporte, Comida, Computadoras, Libros, Becas, Conexión a Internet y otro largo etc, solo terminan haciendo un drama existencial sobre lo ideal que es para ellos irse de esta país que no les da oportunidades, ¡ah, pero eso si!, antes de irse de este maldito país deben chulearse todo, absolutamente todo lo que les da el estado, ¿por qué?, por que se lo merecen y además son venezolanos.

Bueno, mi reconocimiento a aquellos que no son Guillermos, que andan luchando como lo hace cualquier chamo de Colombia, Ecuador, Italia, España o Estados Unidos.

Y ruego por que algún día alguien logre neutralizar esa cosa asquerosa en la educación que genera tantos Emos en Venezuela.

Anuncios

bastardos2

Desde las entrañas del monstruo (Plaza Monumental de Mérida) me ha llegado la lista de los propiciadores del Festín Sádico de todos los Carnavales en Mérida.

Se ratifica lo que he escrito por acá desde hace 5 años, son accionistas mayoritarios la Gobernación de Mérida, Alcaldía Libertador, Consejo Legislativo del Estado, Consejo Municipal, Alcaldía Libertador y la Universidad de Los Andes.

Debemos exigir contraloría social, pues manejan dineros públicos, como no lo hacen pues aquí dejo una lista de los accionistas solventes hasta la fecha (Febrero 2.017).

¡Para ver el archivo haga click aquí!

Hace casi un año se encendieron las redes sociales con mi articulo: Piedras Blancas, el Pico más Alto de la Culata. HECHO CON UN VEHÍCULO 4X4. Es triste que hoy deba hacer un articulo algo parecido, pero ya no con un vehiculo 4×4, sino con una moto de alta cilindrada y con un protagonista que, sin duda, es figura publica y como tal debe dar ejemplo, el señor Nicolas Cardona.

Éste señor ha mostrado en su cuenta de Instagram una “hermosa” colección de fotografías tomadas en los parques nacionales de Mérida, pasando inclusive por los puntos de control de INPARQUES y llevando su moto a posar en las lagunas andinas a más de 4.600 metros sobre el nivel del mar.

Cualquiera podría decir, “que hermoso y que heroico este señor”, yo solo puedo decirle, “QUE IRRESPONSABLE, FALTA DE RESPETO Y POCO COMPROMETIDO CON EL PAÍS Y SUS RECURSOS”.

Hay que decirle tambien al señor Cardona, ya que al parecer en los puestos de guardaparques no lo hicieron (y si lo hicieron el hombre no le paró), que ESTÁ PROHIBIDO EL ACCESO CON VEHÍCULOS (INCLUYENDO BICICLETAS Y MOTOCICLETAS) A LOS PARQUES NACIONALES DE VENEZUELA. QUE SU CONDUCTA ES IRRESPETUOSA CON EL AMBIENTE Y CON LA LEY Y QUE EVIDENTEMENTE ACARREA ACCIONES LEGALES, QUE EL ENTE DEL ESTADO ENCARGADO DE LA CUSTODIA DE ESOS PARQUES DEBERÍA EJECUTAR, PUES A RELEVO DE PRUEBAS, CULPABILIDAD DE LA PARTE.

Aquí les dejo as hermosas fotos que ha colgado Nico en su Instagram y que se convierten en pruebas de su irrespeto al ambiente y las leyes venezolanas, ojala INPARQUES haga algo.