UNA CARACTERIZACIÓN MARXISTA DE LA LUCHA ANTITAURINA EN MÉRIDA

Publicado: 14 febrero, 2015 en AntiTaurino, Turismo
Etiquetas:, , , , , ,
Documento para la discusión dentro del Partido Comunista de Venezuela, Comité Regional Mérida y en general para todos aquellos que consideran justa la lucha por la abolición de las Corridas de Toros
Merida Ciudad de Tortura

Mérida Ciudad de Tortura

Para entender las distintas fuerzas que interactuan en la lucha antitaurina de Mérida es necesario contextualizarla y posteriormente caracterizarla de manera marxista; entendamos que no se trata de gustos, de lo contrario puede ser que continuemos como los niños frente a una piñata con una venda en los ojos: dando golpes hacia distintas direcciones sin enfocarnos en el verdadero centro de la lucha.

 Contextualización

¿Dónde se realiza la lucha Antitaurina?

En Mérida, una ciudad que en la actualidad posee características de ciudad fortaleza de la derecha y extrema derecha venezolana.

PCV el 3er partido en la ciudad. Fuente cne.gob.ve

PCV el 3er partido en la ciudad. Fuente cne.gob.ve

A nivel de clases sociales la ciudad cuenta con:

  • Una clase media que ha vivido mucho tiempo del estado por medio de la Universidad de Los Andes, clase que a ratos es de izquierda (izquierda intelectual) y a ratos de derecha (derecha  fascista) y que goza del poder político.
  • Una clase obrera en proceso de formación y con baja conciencia de clase, ésta clase obrera no forma parte de un parque industrial, forma parte de una compleja red de empresas de construcción y servicios.
  • La clase burguesa, poco da la cara pero es quien en definitiva mueve los hilos de la clase media en el poder. Esta clase burguesa posee grandes extensiones de tierra (latifundio) en el estado, negocios y una gran demanda de dólares de la renta petrolera venezolana, es improductiva, solo presta servicios; en definitiva es una pequeña burguesía no monopólica que cuida de sus interés a como de lugar.
  • Una amplia capa de Trabajadores y Campesino quienes acostumbran a ver la vida de la ciudad de manera crítica pero que no asumen una posición de clase frente a la problemática que los aqueja, anuncian a los cuatro vientos que “sin su trabajo no pueden comer por lo tanto no les importa la política”, la derecha en el poder constantemente le ofrece Pan y Circo para que se crea como ella.
  • No puede faltar en la contextualización el Lumpem Proletario quienes mostraron su cara en febrero y marzo de 2.014 durante las guarimbas, es un sector que proviene de las distintas clases sociales y con un alto componente violento.

En conclusión, la referencia marxista de la lucha de clases se ve fielmente reflejada en la sociedad merideña actual y frente a esta circunstancia el partido no puede cerrar sus ojos, debe actuar en consecuencia.


Caracterización de la Lucha Antitaurina

Clase Burguesa Parásita desde la Colonia

Se eriza la piel al leer el artículo de Fortunato González Cruz[1] para Clarines de Feria en el año 2.009. Allí el ex alcalde relata en una suerte de castellano ibérico como se ha desarrollado la tauromaquia en el estado Mérida y demuestra sin ningún tipo de empacho los tintes neo-colonialistas de las corridas de toros, además hace una exquisita lista de grandes aportantes (beneficiados) de este tipo de actividad.

A continuación unos extractos que me permitirán enfocar mejor el talante del enemigo que enfrentamos en esta lucha Antitaurina:

La jerarquía eclesiástica disfrutando de la barbarie

La jerarquía eclesiástica disfrutando de la barbarie – Monseñor Baltasar Porras Cardozo

…así también llegaron las corridas de toros a América, en estrecha relación con las fiestas del santo patrono y con el culto a la Virgen María.

 …el 25 de Enero de 1662 la fecha de comprobada veracidad histórica cuando se inicia la tradición taurina merideña con la celebración de una capea con motivo del nacimiento del heredero del trono español Carlos José, futuro Carlos II, según consta en el libro “Crónica de un Escribano” de Don Álvaro Parra Dávila, ex secretario de La Comisión Taurina.

Otros festejos taurinos reseñados en la Mérida colonial son los que se realizan el 29 de octubre de 1785 con ocasión de la fundación por el Obispo Fray Juan Ramos de Lora, de la Casa de Estudios, elevada luego a Seminario con el nombre de Real Colegio Seminario Tridentino de San Buenaventura de Mérida, que habría de convertirse en la Universidad de Los Andes años después.

 Así consta que lidian toros criollos en Jají, Ejido, Acequias, Lagunillas, Zea, Pueblo Nuevo, Mucurubá y Tovar. Afirma Álvaro Parra Dávila que 1893 fue un año especialmente importante en la historia de las corridas de toros

Posteriormente se levanta una plaza improvisada en la esquina de La Torre donde se dan algunos festejos. Más tarde ya en el año 1930 se levanta el Circo Arenas. En 1940 se abre al público el Nuevo Circo de Mérida ubicado en la esquina de la calle 18 con la avenida 5. En el año 1950 Augusto Rodríguez Aranguren construye una plaza de toros en Ejido y Germán Corredor en Mérida.

1967 marca un hito en la historia taurina de Mérida porque es el año en que se inaugura la plaza Monumental. El día 9 de diciembre de ese año se celebran las dos corridas inaugurales en el marco de la Primera Feria de La Inmaculada, patrona de la ciudad.

¿Cómo podemos definir entonces a los taurinos, sobre  todo aquellos que hacen gala de su capacidad para organizar y llevar a cabo el festejo? Mi respuesta es sencilla, son una clase burguesa con profundos complejos neo-colonialistas especializados en prestar servicios relacionados a sedar las masas, con un  alto compromiso con la jerarquía eclesiástica y con las clases medias que han vivido del estado por medio de la  Universidad de Los Andes, una clase completamente improductiva que se dedica a utilizar grandes extensiones tierras en los pueblos del Sur del Estado Mérida y Sur del Lago de Maracaibo para criar ganado de lidia y que  luego de la política de control de cambio se ha dedicado a sacar lo máximo a la renta petrolera venezolana por medio de la complicidad de instituciones del estado que han caracterizado la actividad taurina como “de interés turístico[2].

¿Qué interés turístico posee una actividad a la cual pueden acudir solo 16 mil personas (aforo de la Plaza de Toros) en una ciudad con casi 400 mil habitantes?, ¿Qué interés  turístico puede generar una actividad que deja en quiebra las arcas  municipales y obliga a los concejales a solicitar créditos adicionales para cubrir gastos, una actividad que por concepto de recolección de impuestos municipales en los años 2.011, 2.012 y 2.013 recibió menos del dinero invertido por el municipio?

El verdadero interés en las corridas de toros reside en el aprovechamiento que desde la época colonial ha hecho la clase burguesa parásita merideña, empresas como Rodríguez-Jáuregui quien hasta 2.012 recibió por medio de CADIVI 2 millones 765 dólares.

Al margen  del espectáculo taurino se genera una economía buhoneril que no paga impuesto, una economía de alcohol que beneficia grandemente a cerveceras, ronceras y demás  especies, un comercio de bienes de origen sospechoso (muchos productos traídos de Colombia y del cual no se sabe su pase legal a Venezuela), mención especial la economía delincuencial en los alrededores de la Plaza de Toros, donde se promueve y se genera un comercio importante de drogas y donde se secuestra espacios de la Universidad de Los Andes para ser usufructuados como estacionamientos, todo a la vista de las autoridades; en fin, una economía al mejor estilo medieval, tal como el origen del espectáculo que la induce.

Consideraciones finales

La Alianza Perfecta

No es de extrañar que al espectáculo taurino acudan entonces figuras como El Alcalde, Monseñor Baltazar Porras en representación del Clero, ganaderos y la exquisita clase media merideña, quienes al son de un paso doble se creen herederos únicos de la sangre española colonial. En ese 4% de la población que acude a las corridas de toros también acuden clase trabajadora y campesinos, quienes dejan su sueldo y ahorros convencidos de que están haciendo cultura o en el mejor de los casos deporte.

El enemigo en esta lucha antitaurina es entonces la Jerarquía Eclesiástica, la Burguesía Parásita representada en las distintas empresas taurinas y los distintos Gobiernos Municipales de origen netamente derechista y de clase media, esa clase que fácilmente termina convertida en lumpen cuando sus intereses y los de la burguesía se ven afectados. También la Universidad de Los Andes es enemiga pues se confabula en una especie de alianza perfecta en la actual COREMER[3] (antigua COREALSA).

La alianza COREMER (COREALSA) la describe Fortunato González como “una empresa pública con forma de Derecho Privado que admite accionistas particulares”, en efecto La Gobernación de Mérida y el Consejo Legislativo del Estado posee 51% de las acciones, Alcaldía el Municipio Libertador 30%, la Universidad de Los Andes 10% y el resto se reparte entre accionistas privados, figuras jurídicas y naturales relacionadas todas con el negocio  taurino.

El Gobierno Regional, que levanta las banderas del socialismo debe ser emplaza por los distintos partidos afectos al proceso bolivariano a quebrar definitivamente la Alianza Perfecta que permite el desarrollo de la actividad taurina en Mérida, al hacerlo estaría siendo cónsona a los ideales de Chávez y del socialismo, Alexis Ramírez y la mayoría de Concejales del PSUV tienen el poder de hacerlo  por medio de la mayoría accionaria en la empresa, pueden sacar a Mérida del oscurantismo y llevarla al siglo 21.

El PCV Mérida y demás partidos de izquierda tienen también una responsabilidad histórica en la  divulgación y apoyo a la lucha antitaurina, la cual es llevada acabo actualmente por un grupo de colectivos, asociaciones e individualidades que apelan al más alto sentido de humanidad, es decir el respeto a la vida de todo ser viviente, ideal también comunista.

Se saludan las iniciativas como la anunciada por Tarek William Saab, Defensor del Pueblo, son recibidas con mucho entusiasmo, sin embargo hay que hacer notar que las decisiones las toma el poder político y si no hay un verdadero compromiso entre los distintos actores políticos el anteproyecto de ley anunciado se convertirá en letra muerta. Son las fuerzas políticas quienes deben azuzar la batalla antitaurina, garantizando el poder para ejecutar el cese definitivo de la tradición taurina.

¡HAN SIDO 353 AÑOS DE ABSURDA E INNECESARIA CRUELDAD HACIA EL TORO DE LIDIA EN MÉRIDA!
 

¡SUFICIENTE!

 

¡NO MÁS CORRIDAS DE TOROS!!


[1] Fortunato González Cruz, ex alcalde de Mérida y miembro del exquisito club taurino español Dinastía Bienvenida

[2] La providencia 9 del año 2.010 de INATUR establece que las actividades turísticas son  de interés  taurino y por tanto susceptibles de ser beneficiadas en la asignación de dólares preferenciales

[3] COREMER es una empresa que desde el 4 de Julio de 2.014 sustituye en nombre a COREALSA y administra los destinos de la Manga de Coleo “Álvaro Parra Dávila” en el Municipio Libertador; el Parque de Exposiciones “Rolando Sandia” de Chiguará, en el Municipio Sucre; el Coliseo y Complejo “Claudio Corredor Müller” de Tovar y por supuesto la Plaza de Toros Monumental “Román Eduardo Sandia” de Mérida. Accionistas en COREMER: Gobernación del estado Mérida, Universidad de Los Andes, la Alcaldía del Municipio Libertador y Consejo Legislativo del Estado Mérida, además de socios privados.

Anuncios
comentarios

Gracias por leer mi articulo, si deseas deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s