IMG0534A

El regreso de Los Roques implicaba un previo aterrizaje a la realidad, el mundo no es amable, tierra firme es un desastre, y debíamos cambiar el “chip” de paz y amor que habíamos adquirido debido a nuestra estadía de poco más de un mes entre personas que viven su día a día sin estrés, solo un poco sofocados por el sol y el calor.

Nuestro regreso debía ser en cola, como podrán imaginar, por las mismas razones que explique en “La Salida”, así que la suerte estaba echada, decidimos el día y la hora y nos fuimos al aeropuerto, no habían pasado más de 20 minutos y ya estábamos montados en un helicóptero que nos llevaría hasta Puerto Cabello en el estado Carabobo.

El viaje en Helicóptero es espectacular, tienes una visual de casí 360 grados y volando a 3 mil pies ves el Mar Caribe en su esplendor, solo 40 minutos separan a Puerto Cabello de Los Roques.

IMG0537A

Increíble la quietud del mar cuando te acercas a la costa, recordaba lo que leí en algún momento en algún libro sobre el porqué le pusieron “Puerto Cabello” a esa zona, le explicaba a Carlos que los españoles al llegar decían que las aguas del mar son tan serenas que podían amarrar un barco con un cabello y permanecía allí quieto, como si estuviese amarrado o anclado.

“Miren la sierra”, nos dice el piloto, al fondo observe, entre las nubes, unas montañas verdes azuladas, recordé las clases de geografía del liceo, cuando recitaba las letanías del libro de la época sobre el recorrido de uno de los accidentes naturales más importantes de Venezuela, la llamada “Sierra de La Costa”.

Antes de llegar al aeropuerto le pregunto al piloto sobre los buques que se veían. “¿Aquí en otras épocas esto debió estar full de barcos?”, pregunte. “Si, ahorita no hay nada, los que están fondeados en su mayoría son de PDVSA y no salen porque los pueden embargar, ahorita no hay entrada de barcos”. Fue terrible confirmar una realidad desde el aire.

Llegamos al Aeropuerto de Puerto Cabello, antes de desembarcar definitivamente el piloto hizo una parada en la base del ejército, allí estuvimos casi media hora, mientras se cargaba de combustible la aeronave. En el entretiempo algunos militares se acercaron al piloto quien les dio muy gentilmente algunas indicaciones y especificaciones técnicas del helicóptero. Los militares alucinaban con las explicaciones, además se notaba que digerían de alguna manera las explicaciones, eran conocedores del arte del vuelo.

Despegamos nuevamente desde la base del ejercito hacia el área de desembarque del aeropuerto, un vuelo de menos de cinco minutos, el piloto quedo allí mismo y nosotros salimos con nuestras maletas, nos despedimos y agradecimos la “cola”, teníamos una sonrisa que nadie podía quitarnos, hacer el recorrido de 40 minutos desde Los Roques hasta Puerto Cabello con una visual de casi 360º fue una experiencia única, espectacular, solo teníamos en mente llegar por lo menos a Barinas el mismo día, eran solo las 2pm. Al momento de tomar la rampa de desembarque un vigilante nos hace señas de que no podíamos ir por allí, al voltear la cabeza el piloto parece confirmar la orden del vigilante, un poco contrariado nos señala una puerta al lado de la rampa.

aeropuerto-puerto-cabello-reinauguracion

Carlos y yo nos dirigimos a la puerta indicada, creí que tenia sensor y se abriría al momento de acercarnos, ¡que va!, esa tecnología creo ya  no existe en Venezuela. La puerta estaba cerrada, a través de los vidrios de la puerta veo a un hombre acercarse presuroso, nos abre, al entrar veo que se trata de la puerta de embarque, era una sala con las comodidades propias de un aeropuerto, me pareció algo extraño pues no debíamos salir por allí. De inmediato se acerca un militar una mujer con uniforme del aeropuerto  y hombre vestido con camisa blanca y pantalón negro.

Las personas nos indicaron un pasillo, a medida que nos introducíamos por ese pasillo me di cuenta  que era la vía de embarque, al fondo se observaba la maquina de rayos x para el equipaje y la maquina detectora de metales por donde deben pasar los pasajeros previamente dejando todo lo de metal en una bandeja. En ese momento pensé, “bueno, debe  ser que la rampa  de salida  y la puerta de salida  esta averiada o la están reparando, por  eso nos mandan a pasar por acá”.

La rapidez de los acontecimientos me impidieron reaccionar  y preguntar que estaba pasando, la mujer con el  uniforme del aeropuerto nos pidió que pasáramos al otro lado de la maquina de rayos x y detector de metales para que hiciéramos pasar las maletas y además pasar nosotros por la detectora, lo hicimos sin ningún problema, aún no caía en cuenta que ese no es el protocolo para las personas que salen de un aeropuerto, nos  estaban tratando como si fuésemos a abordar una aeronave.

Al salir del protocolo nos hacen entrar a una pequeña oficina de no más de 3 x 5 metros ubicada a escasos 5 metros de la máquina de rayos x, puertas de vidrio, sin ventanas, totalmente blanca, un computador de fondo sobre un escritorio y en la pared, como dando fe de lo que allí pasa, una foto de Chávez, vestido de militar besando una bandera y mirando de reojo toda la oficina, también había un afiche con las letras SEBIN. El hombre de blanco y negro, a quien llamaré MF nos pidió poner las maletas en el piso y sentarnos, como había solo una silla y estaba cerca de mí me senté y pensé, “BUENO JUAN COMIENZA EL JUEGO”.

Llegaron a mi cabeza escenas del programa ALERTA AEROPUERTO de NatGeo, escenas donde un grupo de agentes enfrentan a pasajeros para verificar si llevan algún tipo de mercancía prohibida. Vi algunos programas en los cuales la mayoría de los involucrados eran capturados con drogas,  solo recuerdo un caso frustrado para la policía, una chica de Colombia que iba a conocer a su novio en Israel, luego de revisar toda su maleta hasta  el fondo y de mantenerla aislada y bajo interrogatorios los agentes se convencen que no hay nada ilegal que atribuirle y por lo tanto no están obligados a mantenerla detenida. Mis conclusiones de esos programas son siempre que el juego mental que desarrollan los agentes y las personas involucradas son la clave del éxito en la detención de personas sospechosas, creo que los agentes deben estar preparados para hacer de ese juego mental una herramienta que doblegue al traficante  o infractor. Sin embargo estaba apunto de  someterme a un agente venezolano, desconozco la formación de estas personas, pero he vivido en carne propia las desviaciones, autoritarismo y demás folclorismos que suelen implementar. Tomé aire, miré a Carlos y esperé que iniciara el juego.

MF: “Bueno amigos, saben esto es un procedimiento de rutina, por favor me dan sus identificaciones”. MF se sienta frente al computador y yo procedo a darle mi cédula y la de Carlos.

MF: “Juan eres tú”, me señala con la mirada.

YO: “Si”, teclea su computador simulando mirar la cédula.

MF: “Señor Juan, ¿Usted qué hace?”.

YO: “Soy docente”

MF: “Tu eres Carlos, ¿qué edad tienes?” mira de reojo a Carlos y sigue tecleando.

MF: “Ponga todo lo que tiene en el koala sobre el escritorio señor Juan”, me ordena antes de esperar la respuesta de Carlos.

Carlos: “Tengo 18”.

MF: “¿Usted que hace Carlos?”.

Carlos: “Soy estudiante”.

MF mira el escritorio donde había colocado mi cartera, mis dos teléfonos, uno ALCATEL y otro SENDTEL, ninguno de ellos Smartphone, además otro ALCATEL que no logre arreglar en Los Roques, el teléfono de Carlos un LG que estaba descargado y un MIFI HUAWEI blanco con línea MOVISTAR. Toma mi cartera y la vacía por completo, llevaba mis papeles y dos dólares.

MF: “Saca todo lo que llevas en ese morral chamo”, le ordena a Carlos quien llevaba un pequeño morral de ataque en su espalda.

Carlos cumple la orden sacando las cosas que llevaba dentro y mostrándoselas al agente, tenia algo de ropa, sus implementos de barbería y mi computador CANAIMA, le da la orden de entregarle la CANAIMA, la mira por arriba y por abajo y la pone sobre el escritorio haciendo un gesto con su cabeza y boca que denotaba un intento de advertencia.

MF: ¿Saben que es el SEBIN?.

YO: “Si, Servicio Bolivariano de Inteligencia”.

MF: “¿Saben que hacemos?”.

YO: “Si, ustedes hacen el trabajo de inteligencia del estado”.

Se sienta ante el escritorio y comienza a revisar los aparatos que hay ante sí.

MF: ¿ustedes de donde vienen?

Carlos y YO: “De Los Roques”, respondemos casi de manera sincronizada.

MF: “Usted empiece a sacar lo todo lo que hay en el morral”, me ordena, ya con un tono de voz  menos amable.

MF: “Saque todo y me lo va pasando, ¿Qué hacían en Los Roques?, ¿y esto?, ¿saben que es ilegal?, me muestra los dos dólares que tenía en la cartera

YO: “Bueno tengo entendido que la ANC derogo la ley de ilícitos cambiarios por lo que la posesión de dólares no es un delito”, me apresuro a contestarle.

MF: “¿Cómo?, ¿quien dijo eso?, estas equivocao hermano”, se levanta y se dirige hacia mi, reaccione de inmediato, hacia mis adentro me dije, “Juan no lo retes, no le quites la razón del todo, se inteligente”.

YO: “Bueno no sé, eso creo que escuche estando en Los Roques”, empecé a pasarle la ropa que estaba sacando del morral.

Con toda la paciencia del mundo recibía cada pieza de ropa, que era bastante, la tocaba, apretujaba, miraba, se notaba que la lección de cacheo la había aprobado, el trabajo era limpio. De vez en cuando sentía la fría mirada del Chávez en la pared, como diciéndome, en su característico lenguaje coloquial: “te agarramos pajarito”.

1362520545_1

No estoy seguro cuanto tiempo paso desde que inicio el cacheo de la maleta pero tuvo que ser mucho tiempo pues reviso cada pantalón, camiseta, interior, media, zapato, bolsa de comida, mientras lo hacia seguía el interrogatorio de manera muy profesional.

MF: “¿Qué hacían en Los Roques?”.

YO: “De vacaciones y trabajando”.

Carlos: “Trabajando”

MF: “¿Uds. son familia o qué?”.

YO: “No, Carlos es un vecino y fue estudiante mío, me lo traje a Los Roques a trabajar por agosto”.

MF: “¿Y de qué trabajaste?”.

Carlos: “De barbero y en una posada”.

MF: “Echate pa’ allá, nadie te dijo que ayudaras”, increpo MF a las pretensiones de Carlos de ayudarme a pasar la ropa de la segunda maleta.

Continuo pasando ropa, una de ellas era una bermuda, Carlos había guardado allí unos dólares que había ganado de propina y como barbero, estaban allí pues le recomendé no guardarlo en la cartera, en tierra firme los carteristas son hábiles. MF lo encontró.

MF: “¿Y esto?, ¡Ay vale!, ¿Por qué esto está escondido?, ¿De quién es?”, toma el manojo de dólares y se dirige hacia el escritorio, se sienta y nuevamente el Chávez de la foto parece confirmar el “te agarramos pajarito”.

Entendí de inmediato que MF buscaba algún elemento que nos hiciera sentir culpables de algo ilegal, si lo lograba iba a buscar la manera de negociar nuestra salida de esa oficina.

Carlos: “Esa plata es mía”, responde de inmediato Carlos, quien muestra una expresión de incredulidad al ver a MF contar su dinero.

MF: “¿Y por qué la tenias escondida?, ¿Ustedes no tienen nada ilegal?”

Carlos: “No, la puse ahí para no llevarla en la cartera”.

MF se sienta nuevamente con cara de victoria, cuenta los dólares y lanza el siguiente dardo, esta vez directamente a Carlos.

MF: “¿Cuántos dólares tienen aquí?” pregunta haciendo con el manojo de billetes un abanico.

Carlos lanzándome una mirada esperando un poco de ayuda de mi parte le responde, “52 dólares”, yo solo alcance a intentar gesticular una expresión que le diera confianza y el entendimiento de que todo estaba bien, que debía decir la verdad pues no habíamos hecho nada ilegal.

MF: “¿Estas seguro?”

Carlos: “Bueno…, si, eso es…”, nuevamente Carlos me lanza la mirada.

MF: “Voy a contarlo de nuevo, si hay menos, o hay más me los quedo, por mentiroso”, no lo podía creer, Carlos menos.

MF: “1, 2, 3, 4, 5, …, 50, 51”

Carlos: “No puede ser yo conté 52, ¿verdad chivita?”, frente a la consumación de hurto perfecto que se venía solo moví la cabeza de arriba hacia abajo ratificando la versión de Carlos, quien me llamo “chivita”, mi sobrenombre del liceo, esa fue una señal de su nerviosismo.

MF: “A ver vamos a contar de nuevo, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, …, 50, 51 y 52, ¡ah mira! tenía un billete pegao”.

Carlos exhalo, mi corazón redujo la taquicardia, MF se sentía como un rey en su oficina, rodeado de su foto vigilante de virtudes (Chávez vestido de militar besando una bandera), todo nuestro equipaje tirado en piso, dinero, celulares, llaves y todo nuestro orgullo coñaceado. Estábamos en sus manos, mi carga de adrenalina me mantenía alerta, seguía pensando, analizando la situación, media riesgos y costos.

Nuevamente se enfila hacía mi, ya no había tono cortez, no había respeto, solo el típico tono de voz de un policía frente a un malandro.

MF: “¿Qué es lo que haces tú?”

YO: “Soy docente de un liceo en Mérida”

MF: “Levántate la camisa y voltea”

Me levanto de la silla y procedo a levantar mi camisa simultáneamente volteo hasta darle la espalda.

MF: “¿Tienes tatuaje?”

YO: “No”, pensaba que me estaba preguntando si tenía tatuaje en el abdomen o espalda.

MF: “Quítate la camisa y el pantalón”

Hago lo que me indica, en ese momento MF visualiza mi tatuaje en mi hombro izquierdo.

MF: “¡Ah no pana, me estas cayendo a coba!, ¿Cómo que no tenias tatuaje?”

YO: “En la espalda no tengo…”

MF: “Miren panas hablen claro, Uds. tienen algo ilegal, algo ocultan, abre las piernas y salta”, lo hice tal cual me lo pidió.

MF: “Tú, quítate la ropa y salta”, le ordena a Carlos, quien lo hace sin inmutarse.

El sadismo policial estaba en su climax, éramos las marionetas de MF, estoy seguro que gozaba vernos así.

MF: “Vístanse y guarden las vainas que están en el piso”.

MF toma asiento de nuevo en su trono y nosotros en medio de la arrechera empezamos a guardar todas nuestras pertenencias.

A estas alturas del juego casi todos nuestros derechos habían sido violados, pensé que quizás la cosa iba a terminar, ¡qué va!, el violador viola completo.

MF empieza a esculcar la cantidad de aparatos electrónicos sobre la mesa, toma cada uno de los aparatos y los que tienen carga los revisa, hasta en los mensajes de texto.

MF: “¿Esto es de quien?” levanta un celular ALCATEL rojo viejito.

YO: “Mío”

MF: “¿A quien le mandas mensajes tu?”

YO: “A mi hermano”, no podía creerlo, violación a la privacidad de manera descarada, sin orden judicial, estaba siendo víctima de una violación al máximo nivel. Pero mi intención era ganarle el juego a MF, el seguía buscando una manera de alterarnos.

MF: “¿Qué es esto, CA01?”

YO: “es un código que envió al Banco Provincial para saber el saldo de mi cuenta”

MF pasa al otro teléfono, luego al de Carlos hasta que se topa con el MIFI blanco.

MF: “¿Qué es esto?”

YO: “Un WIFI inalámbrico”, de todos los aparatos lo pone aparte.

MF: “Y esta CANAIMA ¿de quién es?”

YO: “Mía”

MF: “Ay, ¿tú sabes que sacar esto es ilegal?”

YO: “Si lo saco del país creo que si es ilegal, pero la tenía en Los Roques”

MF: “¿Tienes los papeles de esto?”, enciende la computadora y empieza a revisarla.

YO: “Si, pero en Mérida, lo que pasa es que yo trabajo con ella así que me la traje a Los Roques”.

MF: “¿No tienes quien te mande un capture de los papeles?”

YO: “Oye no, porque tengo los papeles en mi casa y está sola”

MF vuelve a tomar en sus manos el MIFI.

MF: ¿Y esto como funciona?

YO: “Ese aparato proporciona WIFI”

MF: ¿Pero se conecta a algo?

YO: “No, funciona con un chip, yo le tengo uno Movistar”

MF: “¿Y como vamos a hacer con la CANAIMA?”

YO: “Pues no se, podemos llamar al director del liceo donde trabajo que fue quien me la asigno”

MF: “Bueno, me dejas este aparato y te dejo pasar los dólares y la CANAIMA, y van ganando”, en ese momento se cae la careta y entendemos claramente lo que tan ansiosamente buscaba MF.

YO: “Mira hagamos algo…”

MF: “Tas loco chico, conmigo no vas a venir a negociar”, MF luce alterado, echa hacia adelante su cómoda silla y frunce la frente, señal inequívoca de que debía calmarme y plantear una estrategia que no lo ofendiera.

YO: “No me malinterprete, lo que quiero es sugerirle que si el problema es la CANAIMA yo la puedo dejar aquí en resguardo y en ocho días vuelvo con los papeles, levantamos un acta y listo”

MF: “Aquí no tenemos impresora pa eso”.

YO: “No importa a mano…”

MF: “No hermano, déjame este aparato y ya, mira que van ganando, les estoy dejando pasar los dólares y la CANAIMA”, MF insistía en hacernos creer que su bondad era casi infinita, el juego psicológico se tornaba crucial, quería doblegar a uno de los dos, yo me mantenía firme, no había nada ilegal en lo que llevábamos, pero me sentía agotado.

YO: “Te dejo el aparato pero me dejas el chip”.

MF: “No, déjame todo, que voy a hacer yo con eso sin un chip”

YO: “Le puedes comprar uno”

MF: “¡No!, entonces se queda la CANAIMA”

YO: “Bueno la dejo y en ocho días yo vengo a buscarla”

MF: “Bueno recoge tus cosas”.

YO: “Pero hacemos algo por escrito o…”

MF: “Nada chico, vienes y preguntas por mi anota mi numero y repicame”, MF me da su nombre y numero de teléfono, al marcarlo suena uno de los teléfonos en el escritorio. Comenzamos a guardar los aparatos, ya el morral y la maleta estaban hechas.

Morral en espalda, maleta en mano, solo restaba darle una ultima vista a la oficina, los ojitos de Chavez me parecieron brillantes, el piso estaba lleno de arena de playa y el particular olor a ropa sucia inundaba el ambiente, procedo a abrir la puerta cuando MF nos lanza una nueva y ultima orden.

MF: “Mira pana, llévate tu vaina, que conste aquí no se les ha tratado mal, se llevan todo”, MF nos extiende el brazo con la CANAIMA y yo le digo a Carlos que la guarde en su morral de ataque.

MF: “Tu tienes una cara e pajuo que no te la quita nadie, tu no, pero este carajo si, salgan de la oficina y recuerden que tenemos los ojos en todas partes”, después de tremenda violación a mis derechos y coñaceada moral me dicen pajudo, era quizás la última provocación que nos lanzaba para quebrar nuestra moral, sin embargo solo atine a decir:

YO: “OK, gracias, hasta luego”.

Cruzar la puerta nos parecía inimaginable, al salir nos esperaba la mujer con el uniforme del aeropuerto, quien nos pidió abriéramos nuevamente el morral ya que había visto algo en la maquina de rayos x, su actitud y poco profesionalismo me hizo pensar en algún grado de complicidad con MF.

Logramos salir del aeropuerto para buscar un taxi, al voltear veo a MF en la entrada del aeropuerto, como verificando que efectivamente nos íbamos.

Así lo hicimos, fueron mas de dos horas extenuantes de auto control, a medida que pasaba el tiempo y los niveles de adrenalina bajaban sentíamos rabia y unas ganas inmensas de gritar las mil y una vulgaridades.

El regreso a casa fue largo, mas de 24 horas de viajes desde Carabobo hasta Mérida, afortunadamente sanos, vivos y completos, Los Roques en mochila fue una gran experiencia.

Gracias María Petillo y la Posada Albacora, gracias Herman y toda esa gente maravillosa que nos hicieron pasar mas de un mes como en casa.

FIN


¿Quieres viajar a Los Roques?, consulte nuestro paquete LOS ROQUES FULL, no se arrepentirá:

Anuncios

IMG-20180514-WA0017

HACIA UNA ACTIVIDAD TURÍSTICA O DEPORTIVA CON SEGURIDAD

No es la primera vez que se plantea una pregunta de este tipo, mucho menos es Venezuela el único país donde se hace.

En los años  60, 70, 80 y 90 del siglo pasado los voluntarios de rescate eran quienes asumían, junto a un grupo de burócratas jefes de las oficinas de Defensa Civil, las labores de búsqueda, rescate, prevención y atención de emergencia, no solo en montaña, sino en un basto espectro de áreas. El estado no tenía capacidad logística para sostener una nomina eficiente de capital humano para atender las emergencias, así pues, Defensa Civil y Bomberos eran muy pocos para atender por si solos las eventualidades.

Los voluntarios de rescate (más de 30 grupos y brigadas de rescate en toda Venezuela) aportaban su personal, muchos de ellos formados por las mismas organizaciones a “motu proprio”; es digno reconocer que los voluntarios nunca cobraron un centavo de bolívar.

Lo que si hacía el voluntariado era ahorrarle al estado cantidades ingentes de dinero, en alguna oportunidad hice un calculo basado en horas hombres, sobre todo en operaciones emblemáticas como “Operación Carlos Cuadrado”, “Operación Cristhoper Hubbar”, “Operación BELGAS” y la “Operación Humboldt”, las cuales tuvieron duraciones aproximadas de un mes y que requería de personal en el área por 3 o 4 días consecutivos.

Todas las operaciones antes mencionadas se realizaron luego de una actividad deportiva o turística y el Teleférico de Mérida tenía influencia tanto por su cercanía como por lo útil para acortar los tiempos de respuesta.

Es en la década del 2.000 cuando las instituciones del estado comienzan a desplazar a los voluntarios por sus funcionarios, las nominas de Protección Civil y Bomberos aumentan al triple y se puede considerar que hay autosuficiencia en la atención de emergencias. Tanto es así que hasta Teleférico de Mérida anuncia en 2.014 la contratación de personal propio para atender las emergencias dentro de su área de influencia. Además se ven luces brillar cuando INATUR en 2.014 y 2.015 anuncian junto al Colegio Universitario Hotel Escuela de Los Andes Venezolanos(CUHELAV) la apertura de diplomados en Guías de Turismo mención Cultura y Naturaleza. en ambos diplomados se enseñaba a los estudiantes el modulo de Protocolos de Emergencia, de los cuales fui instructor.

Creo que el estado ha cumplido, a su manera y tomándose su tiempo, con concientizar y generar las bases para exigir la debida CORRESPONSABILIDAD en quienes practican actividades deportivas, entiéndase personas naturales o jurídicas, con fines de lucro o sin fines de lucro.

Con las siguientes consideraciones y propuestas doy mi aporte al debate en torno a la polémica generada el pasado 7 de septiembre ante un aviso publicado en la oficina de INPARQUES en la estación Barinitas del Teleférico de Mérida y que establecía una directriz que orientaba la manera por medio de la cual el Sistema Teleférico de Mérida iba a atender las distintas emergencias en su área de influencia.

Muchas de estas consideraciones fueron desarrolladas por mi en los cursos del Diplomado de Guia de Turismo en naturaleza, para lo cual fui contratado por INATUR e impartidos en el Hotel Escuela de Los Andes Venezolanos como parte del modulo de Protocolos de Acción de emergencia durante los años 2013 y 2014. En esa oportunidad recuerdo claramente que participaron integrantes del equipo del Teleférico de Mérida, incluyendo a a su entonces gerente, el Ing. Jose Gregorio . Inclusive se generaron Protocolos de actuación que deben ser socializados y puestos en práctica, obviamente revisados para analizar su vigencia.

Consideraciones geográficas.

  • El sistema teleférico de Mérida cubre un área de la zona más transitada del Parque Nacional Sierra Nevada.
  • Es un sistema de transporte que agiliza los tiempos de respuesta para atender emergencias no solo en su área de influencia inmediata, también permite acceder de manera rápida a zonas tan alejadas como Laguna Verde a 8 kilómetros, otra zona donde se presentan emergencias con regularidad.

Consideraciones económicas.

  • El sistema teleférico de Mérida ha incrementado sus tarifas en dos meses casi en 3000%, sin distinción alguna para el montañista, turista o rescatista.
  • El montañista o rescatista es quien menos se beneficia del sistema y hasta ahora ha sido tratado con menos preferencia, pues debe cancelar su boleto más un plus igual por el morral. Pese a eso, los montañistas y rescatistas han cancelado lo correspondiente sin protesta o critica.

Consideraciones éticas.

  • Ni en guerras declaradas entre países o pueblos se deja morir a una persona, la guerra ha sido reglamentada por medio del Derecho Internacional Humanitario y Venezuela es firmante de la Convención de Ginebra y por ende, en situación de guerra toda su infraestructura estada debe propiciar la atención debida frente a personas cuya vida está en riesgo.
  • Venezuela no está en conflicto bélico, quienes puedan estar en problemas en la Sierra Nevada no son enemigos y el teleférico de Mérida es una infraestructura del estado, por lo tanto no es ético ni moral que el estado niegue el apoyo de una de sus infraestructuras para apoyar una situación de emergencia

Consideraciones relacionadas a personal capacitado.

  • Mérida cuenta con años de tradición en materia de atención de emergencias en montaña, más de 30 grupos de rescate, bomberos, INPARQUES, guías, montañistas han acumulado experiencia y preparación no solo en Venezuela, también fuera del país.
  • Hoy el Teleférico de Mérida presenta un déficit de personal debido a las distintas razones atribuibles a lo económico y aspiraciones personales que ha llevado a la renuncia de personal valioso y preparado.

Propuestas

Una realidad amarga… lamentablemente en Venezuela no tenemos un sistema que valore el riesgo como calidad para el ofrecimiento de servicios turísticos.

Propongo tomar en cuentas algunas Orientaciones OSA (Outdoor Sport Adventure) para el desarrollo de actividades de índole turístico y deportivo en el Parque Nacional Sierra Nevada y cuya área de influencia sea la correspondiente al Sistema Teleférico de Mérida Mukumbari.

OSA es un acrónimo de las palabras inglesas Outdoor Sport Adventure y define el sector de los deportes de aventura al aire libre.

La actividad turística que incluye OSA deben regirse por una amplia gama de “auto-regulaciones” dirigidas principalmente a dar la suficiente “LIBERTAD PARA ARRIESGARSE”.

Partir del principio de “Libertad para arriesgarse” significa proporcionar al individuo “la facultad de poder elegir con autonomía y bajo su propia responsabilidad, el grado de riesgo en una actividad”

Una vez que el individuo entienda y asuma el grado de riesgo que una actividad representa se deben establecer las responsabilidades debidas; las instituciones del estado, en este caso INPARQUES y el Teleférico de Mérida deben tener claro que quienes realizan actividades en áreas aledañas a sus instalaciones o aéreas de influencia, deben conocer  el grado de riesgo que asumen y dejarlo plasmado ante la solicitud de permisos, indicando igualmente un protocolo de actuación. Sin lo anterior el estado estaría en potestad de negar los permisos de acceso tanto a empresas, operadoras turísticas, montañistas, rescatistas y guías independientes.

LA EMERGENCIA es el resultado directo de ERRORES en la planificación de la actividad OSA, la “LIBERTAD PARA ARRIESGARSE” no presenta contradicción alguna con la normalización de manera segura de las actividades OSA. La “LIBERTAD PARA ARRIESGARSE” si tiene una fuerte contradicción con el establecimiento de leyes y normas que se convierten en prohibitivas.

Como ejemplo de un razonamiento contrario a la “LIBERTAD PARA ARRIESGARSE” puedo mencionar el hecho ocurrido el año 2.014 cuando  un grupo de 9 ciclistas ascendieron al páramo de la Culata por la vìa Mifafi, se extraviaron y hubo una movilización de recursos y logística por tres días para buscarlos y rescatarlos. La solución que ofreció el estado fue PROHIBIR el acceso de ciclistas a la zona. La prohibición hace que más personas piensen ir a la zona en bicicleta, sin ningún tipo de plan o medidas de seguridad.

Desde el punto de vista de la Gestión del Riesgo orientada a las actividades OSA, la solución debería abarcar el PERMITIR la actividad ciclista en la zona siempre y cuando el participante presente habilidades, destrezas y capacidad de realizar dicha actividad, además de ofrecer al estado la posibilidad de auto generar una respuesta en caso de emergencias.

  • ¿Qué es una Directivas (Guidelines)? es un conjunto de normas y recomendaciones, establecido por una organización de reconocida competencia en el sector.
  • ¿Qué son Normativas (Standars)? Conjunto de reglas establecidas por una organización, publica o privada, reconocida como competente de un órgano oficial del estado.

Señalo a continuación una serie de Directivas y Normativas que a nivel internacional se manejan para las actividades OSA

  • Norma IRM del 2002 publicada por Institute of Risk Management of London. Primera normativa que menciona las actividades OSA como objetivo de aplicación de la Gestión del Riesgo
  • Norma Internacional 31000, del 2009, se considera una norma de uso internacional que estandariza las definiciones y el estudio de la Gestión del Riego.

En el área OSA tenemos:

  • ISO 31000 estableciendo un sistema de Gestión de riesgo constituido de;
    • Los principios del sistema.
    • La estructura del sistema.
    • Los procesos funcionales de la Gestión del Riesgo
  • ISO 17021 NTERNACIONAL: Norma que establece los requisitos para los institutos habilitados para certificar el sistema de Gestion de Riesgo.
  • SNZ HB 8669 NUEVA ZELANDA (Guideline for risk management in sport and recreation, 2004): Nueva Zelanda es el primer pais del mundo de afrontar de manera sistematica la Gestion del Riesgo en actividades OSA
  • BS8848 REINO UNIDO (Specifications for the provition of visits, fieldwork expeditions and adventure activities outsidethe United Kindom , 2007): una de ls primeras normativas hechas a nivel mundial y tomada en cuenta para organizar viajes y expediciones por muchos países del mundo.
  • AALA Reino Unido (The adventure licensing regulation, 2004): norma todo lo relacionado con la obtención de licencias para trabajar en el reino unido con actividades OSA.
  • UNE 188003 ESPAÑA (Turismo Activo, requisitos para la prestación de servicio, 2009): única norma en lengua española que pretende controlar la calidad en al prestación del servicio turístico en actividades OSA

Bajo estas premisas sugiero que sean requisitos para que INPARQUES otorgue un permiso, que cada guía, empresa, operadora, montañista, rescatista elabore y entregue un PROTOCOLO DE ACTUACIÓN ANTE EMERGENCIAS.

Autorizar a las organizaciones voluntarias de rescate para que sirvan de garantes, supervisores e implementadores de los Protocolos de Actuación para montañistas, empresas, operadoras y guias independientes. Esto dará una manera de autofinanciar a estas organizaciones que hoy están a punto de desaparecer. Hay que hacer notar que estas organizaciones cuentan con personal capacitado, además de equipamientos y una infraestructura de rescate que es conocida por las organismos oficiales (por ejemplo comunicaciones).

Los costos que genera un rescate o atención de emergencia en montaña deben ser costeados por el estado y por los prestadores de servicio si es actividad turística, en caso de actividad deportiva debe asumir la responsabilidad el mismo deportista. En todos los casos el estado no debe pretender bajo ningún concepto endosar costos que rocen lo imposible, pues por encima de todo hay consideraciones éticas que privan.

Lo que sugiero es que se elabore una tabla de penalización en base al incumplimiento de Protocolos de Actuación, dicha tabla debe estar valorada en unidades tributarias. El llamado a los organismos de seguridad debe ser prioritario pero el uso del sistema de transporte como teleférico de Mérida debe ser exclusivo para emergencias reales.

La penalización por un rescate o emergencia no debe ser la excusa para no activar los organismos oficiales, allí juego un papel importante las organizaciones voluntarias.

Se puede filosofar mucho en este campo, pero lo que hará la diferencia será lo que con su aplicación y corrección se defina.

INVERTIR EN GESTIÓN DE RIESGO PARA LAS ACTIVIDADES TURÍSTICAS O DEPORTIVAS ES GANANCIA

mukumbari_pago_premium

Hoy visitó Estela Lugo (Ministra de Turismo) las instalaciones del teleférico, es una lastima que en el cruce con ella aún no había leído este aviso, publicado en la oficina de INPARQUES en la estación Barinitas.

Le hubiese preguntado a mi querida ministra y al séquito que la dirigía, encabezado por uno de los militares gerentes de VENTEL, ¿está prohibido tener un accidente en el Parque Nacional Sierra Nevada?, ¿acaso este aviso es una suerte de acción disuasiva y así evitar que se siga practicando los deportes de montaña?

La Gerencia del Teleférico, encabezada por militares, deberían leer un poco mas de historia y entender que el Teleférico de Mérida se hizo para apoyar las actividades deportivas de montaña, por allá, por los años 50 del siglo pasado; aquellos abuelos aspiraban que Venezuela participara en una olimpiada de invierno.

Aquí mis amigos militares, ministra y demás interesados pueden leer como se hizo nuestro teleférico y el aporte que dieron a su construcción nuestros montañistas, gracias a ellos lo tenemos hoy:

La medida impuesta por la actual gerencia del teleférico, por ende avalada por la Ministra Estela Lugo, castra la idiosincrasia merideña, además deja en el limbo futuras actuaciones de emergencia dentro del Parque Nacional Sierra Nevada. ¿Juan Bimba tendrá para pagar 18 mil bolívares soberanos (como mínimo, aún no se contabilizan costos de logística) para no morir de hipotermia o de un edema pulmonar?, ¿en qué baño de las estaciones del teleférico quedaron los Planes de Emergencia y Protocolos de Actuación redactados hace mas de 5 años para atender los casos por los cuales hoy están cobrando 18 mil bolívares soberanos?

Tienen la palabra los afectados, por mi parte me parece una medida absurda, discriminatoria, y sobre todo digna de alguien ineficiente en la gerencia turística y de gestión de riesgo.

Señores gerentes del teleférico, señora ministra, los próximos muertos en la Sierra Nevada producto de la negación del Teleférico a dar apoyo en una emergencia serán responsabilidad de USTEDES

ACLARATORIA: en ningún momento estoy dando a entender que las malas planificaciones de actividades de montaña sean atendidas gratuitamente, de hecho, hay un debate muy importante en algunos países donde se está pensando cobrar cuando las empresas o personas  NO CUMPLEN con requisitos mínimos de seguridad y gestión del riesgo y su actitud genera una situación de rescate. El problema aquí radica en la forma en que se estable la norma que se muestra en el anuncio, por medio de un papel sin firma ni sello, pegado de la noche a la mañana, sin consultar a nadie ni generar los debates correspondientes. Se debe abrir un debate donde los montañistas, rescatistas y el estado den sus aportes (en ideas, monetarios y logísticos). El sistema teleférico no es un cuartel y quienes hacen uso de ese inmueble no somos soldados, tampoco es una bodega o empresa privada.

ACTUALIZADO 11/09/2018

reculeo

Este es el anuncio “oficial” del teleférico, ojala se logre “humo blanco”  y el respeto a quienes desde hace años hemos ayudado de manera gratuita a salvar vidas y salvarle el pellejo a la responsabilidad de empresas e instituciones del estado.